20/6/16

Un día más (o menos)

Camino hacia el trabajo
y el vacío me acompaña
como una bomba-lapa
adosada a los bajos del coche.

La desesperación acecha
en forma de sueños estúpidos,
de batallas perdidas,
de noticias que te dejan
la sangre congelada.

Atravieso páramos
de vegetación marchita,
carreteras desiertas
y edificios acristalados
que intentan imitar al cielo.

Ya estoy cerca.

Mis ganas de llegar se reducen
a algo parecido a la muerte.


16/6/16

Aforismos cochambrosos: primera ronda.

  • Solemos formarnos una imagen bastante elevada de nosotros mismos, por lo que deberías tener en cuenta la posibilidad de que des un poco de asco.
  • Hay más sabiduría en un solo párrafo de Bertrand Russell que en toda la sección de autoayuda de La Casa del Libro.
  • Si Dios existe, o bien no es muy poderoso, o bien le importamos una mierda.
  • Más que detenernos a valorar si los argumentos son correctos, lo que hacemos normalmente es adoptar aquellas ideas que nos parecen más molonas.
  • La vida es un gatito con los sesos esparcidos por el firme de la carretera.
  • Lo único que hace falta para extinguir cualquier amistad es una determinada cantidad de tiempo sin contacto.
  • Los seres humanos nos creemos el centro del universo pero ni el universo tiene centro ni nuestras pajas mentales importancia.
  • El progreso social se manifiesta en avances como transporte público que admite animales, vagones de tren silenciosos o espacios libres de niños.
  • Tener perros encadenados de por vida y pájaros enjaulados son formas de maltrato animal que deberían horrorizar a cualquier persona que ame la libertad.
  • Madurar es dejar de evadirte de tus problemas mediante las drogas y empezar a intentarlo con comida.
  • La envidia y el odio son motivaciones como cualquier otra.
  • Somos esclavos de la felicidad, de la supervivencia y del sexo sin condón.
  • Los discursos que respaldan nuestras creencias suenan la mar de convincentes.
  • Desde el punto de vista del tiempo evolutivo, todos somos recién nacidos a punto de morir.
  • Si los mataderos tuviesen las paredes de cristal, les daríamos una capa de pintura negra para poder seguir ignorando lo que sucede allí dentro.



2/6/16

Las crónicas de alquitrán I

Entiendo que pueda caerte mal. No soy gracioso y tengo algo de chepa. No me gusta hablar y mi voz es desagradable. De pequeño no tenía muchos amigos. Recuerdo que una tarde salí a pasear porque no sabía qué hacer. No había Internet, no había nada. Estuve caminando por las sórdidas calles de mi barrio-cementerio, mirando las grietas de las paredes, dejando escapar suspiros agónicos. Me aburrí enseguida, pero no quería volver a casa. No me gustaba leer ni dibujar ni jugar al fútbol. Supongo que quería estar con una chica, pero no conocía a ninguna. Tenía once años. Las farolas me iluminaban mientras caía la noche. Todo el mundo había muerto o algo parecido. ¿Qué podría haber más allá de la autopista? Yonkis chutándose, parejas follando en sus coches y todas aquellas leyendas urbanas. 

En mi familia se han dado dos suicidios, uno por la rama paterna y otro por la materna. Quizás eso me otorgue muchas papeletas en la lotería genética pero yo de momento aguanto, aunque, si lo piensas, vivir es como suicidarse, pero muy despacio. Si no estás de acuerdo, al menos reconocerás que sí que es un poco pérdida de tiempo porque vas a morir de todas formas, hagas lo que hagas, salvo si naces en la generación que descubra el secreto de la inmortalidad, estimo que dentro de doce o trece décadas.

Aquella tarde caminé arrastrando mis once años de existencia, aburrido, cansado, perdido, y no encontré nada; nada cambió para mí. Lo único que hice fue moverme sin saber a dónde iba, igual que me ocurre ahora mismo mientras escribo esta mierda insufrible.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...