12/3/14

Olvidar

Mis vecinos de abajo tienen un pájaro enjaulado. Cuando hace buen tiempo lo ponen fuera para que le dé el sol y respire aire fresco. Cada vez que me asomo a la ventana, la pobre criatura me oye y mira hacia arriba desde su pequeña prisión. Me mira y empieza a piar, y salta de un palito a otro o se agarra a los barrotes de la jaula. Me mira con curiosidad, como mira a los gorriones que vuelan libres a su alrededor. Me mira con sus pequeños ojos y mi corazón empieza a bombear tristeza hacia los míos. Me mira desde su aislamiento, desde su soledad, desde su inocencia absoluta, y me digo a mí mismo que soy escoria. Soy escoria por no hacer nada, por poner excusas, soy escoria por evitar el conflicto. Lo soy, sin lugar a dudas, porque cierro la ventana e intento pensar en otra cosa. Porque intento olvidar que ese pobre animal existe.


9/3/14

Nervios

Tengo los nervios rotos. Cada día me aíslo más. Me cuesta tanto soportar a la gente... A veces me gustaría ser invisible o vivir en un mundo devastado y tranquilo. Aspiro el aire sucio de la mañana y sueño con volar lejos de todo.

Tengo cicatrices en los nervios. Cada día me siento menos identificado con cualquier cosa. Las dudas no me dejan en paz. Las ilusiones se diluyen en el viento gris de la vida. Echo de menos oler tu piel y perdernos en el aire pálido de la mañana. Me gustaría vivir en tus sueños, en tus recuerdos, en tus fantasías...

Tengo los nervios machacados. Cada día encajo peor en cualquier sitio. No confío en nadie. No creo ni en mí mismo. Mis esperanzas son un charco de agua podrida. Me gustan los días lluviosos porque en ellos siento que formo parte del mundo. Sé que no podría hacerte feliz, y esto también me destroza los nervios.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...