31/1/14

Un poco más

Es mi día libre
y conduzco por
una autopista
hacia un centro
comercial para
hacer la compra.

Me siento bien.

Quizá sea porque
el cielo está gris
y los árboles
están pelados o
quizá sea porque es
mi día libre -¿lo
había dicho ya?-.

Puede ser porque
estoy escuchando
música que me
encanta y que tenía
totalmente olvidada
o porque ya hace un
año que dejé de fumar.

Quizá sea porque
no paro de descubrir
escritores fascinantes
o porque mis gatas
están grandes y
preciosas y se
quieren un montón.

Pero entonces
paso por un tramo
de autopista en
el que el asfalto se
encuentra cada
pocos metros
salpicado con los
restos inertes y
resecos de lo
que en su momento
debieron ser
conejos o liebres.

Es espeluznante.

Mi día se ha 
jodido y pienso
en que la mayoría
de la gente se
preguntaría que
por qué coño
me afecta tanto
si solamente
son conejos.

Y esto hace
que aún se
joda todo
un poco más.




30/1/14

Mierda

Un poema escrito
en el trabajo nunca
te parecerá tan
hermoso como el
hecho mismo de
escribirlo pues en
cierto modo es
como si tu jefe te
estuviese pagando
por hacer poesía
siendo además ésta
la única posibilidad
de que alguien como
tú reciba dinero
por crear su mierda.



26/1/14

Un mundo sin tiempo

Te acaricio mientras te quedas dormida
y tu ronroneo me transporta a otro mundo.
A un mundo en calma, a un mundo sin tiempo.

Eras tan pequeña cuando te encontré…
Cabías literalmente en la palma de mi mano.
Tenías los ojos cerrados y las orejas escondidas.

Algunas veces vienes a dormir a mi cama.
Te acomodas en el hueco que forman mis piernas y
entonces soy capaz de no moverme durante toda la noche.

Si supieras cuánto sentido aportas a mi vida...
Eres un ser con dos corazones puesto que
tienes el tuyo, pero también el mío. 


19/1/14

Una cuerda rota

Voy empapelando mi cuarto:
el suelo, las paredes,
la ventana, la lámpara,
el armario, la cama,
el ordenador, la mesa,
las cajas de trastos,
la silla, los libros,
envuelvo individualmente
todos y cada uno de mis
438 libros…
Todo a mi alrededor queda
cubierto, absolutamente
todo salvo la impresora, que
continua sin descanso
vomitando folios
con la cara de Elisa
en blanco y negro.



12/1/14

Noches

Al parecer a Hemingway la Gran Vía
le recordaba a Nueva York, aunque
también es cierto que disfrutaba
viendo a un toro sufrir hasta la muerte…

Latas de cerveza por un euro,
autobuses nocturnos y taxis.

Prostitutas subsaharianas,
prostitutas rusas, prostitutas
de América del Sur y el Caribe…

Adolescentes vomitando por las
esquinas antes las doce.

Chicas agachadas entre los coches de las
calles aledañas dejando regueros
brillantes fluyendo hacia los desagües.

Mendigos bajo cartones
y mantas sucias, seguramente
soñando con otra vida. 

Y yo, caminando hacia Cibeles
con las manos en los bolsillos,
la cabeza en estado de sitio,
añorando los días en que al menos
podía consolarme fumando el
penúltimo piti de la noche.



10/1/14

Nada especial

Con el paso de los años vas
descubriendo que no eres
especialmente bueno en la
cama, que no escribes
especialmente bien, que no
eres especialmente guapo,
ni especialmente listo.

Simplemente asumes que no
eres nada especial; asumes
que eres un término medio.

Y entonces sigues adelante.  



9/1/14

Tareas

Recuerdo que en el instituto nos
llevaron a pasar unos días en
un pequeño pueblo del cual sus
antiguos habitantes tuvieron que
marchar porque un pantano inundó
sus tierras de cultivo. Todo eso
ocurrió hace muchos años y a
nadie le importa ya lo que sufrieron
aquellas personas al ver su
mundo desmoronarse de tal modo.

La cosa es que el estado decidió poner
en marcha un proyecto educativo
para acercar la realidad del mundo
rural a los jóvenes de todo el país y
allí estábamos nosotros intentando
ligar con chicas de otras ciudades
y robando cerveza fría de la sala
de los monitores por la noche ya
que a los alumnos sólo nos daban
refrescos y cerveza sin alcohol.

Hacíamos diversas tareas por grupos:
arreglar un banco, recoger patatas,
preparar el desayuno, limpiar las calles…
Una mañana nos llevaron a una
sala en la que había un precioso
cordero, un cubo vacío y un cuchillo
afilado. Salí corriendo de allí.
Desde el interior me llegaban las risas
de mis compañeros y los gritos de
dolor de aquella pobre criatura.



3/1/14

Cena

… pues eso quiero, hija, que se me ponga dura,
termina el chiste el abuelo, y hay risas forzadas
porque no es gracioso que un viejo de noventa años
cuente ese tipo de chistes pero tampoco es plan
dejarle padecer la humillación del silencio.

Su nieto está sentado enfrente deseando
que llegue el postre, que termine cuanto antes
este teatro para poder marcharse con sus amigos
y volcar sobre la caja de un cedé un poco
de la cocaína que lleva en el bolsillo.

La abuela falta desde hace un año más o menos
y las hermanas, con lágrimas en los ojos,
preparan café y friegan los platos
mientras recuerdan lo buena que era y cómo aguantó
con estoicismo tantos años al abuelo.

La tele emite de fondo uno de esos rancios
programas en diferido con actuaciones en playback
y justo ahora el presentador y la presentadora
iluminados por los focos del plató
nos desean con fingida alegría feliz nosequé.




1/1/14

Lo mejor que he visto y leído en 2013



No sé muy bien de dónde habré sacado el tiempo, pero a lo largo de 2013 me he leído sesenta libros y visto ciento treinta y tres películas. Aquí os paso las diez obras de cada tipo que más me han merecido la pena, sin guardar ningún tipo de orden.

Libros

Películas





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...